Yasuní, un paraíso de flora y fauna.

Gabriela Andramuño

Leer la experiencia

Datos importantes
Presupuesto:
Más de $100
Tiempo recomendado:
3 días

Yasuní, un paraíso de flora y fauna.

Yasuní se encuentra situado en el noreste de Ecuador: esta reserva protegida está a unos 25 minutos desde Quito o de un recorrido de cuatro horas y media por tierra. Su extensión cubre 9.820 km2 de selva tropical. El parque está limitado por dos ríos que alimentan al río Amazonas y que forman una especie de cabeza de caimán, con sus enormes fauces abiertas.

Sin duda es uno de los lugares más biodiversos del mundo, donde al despertar no necesitarás un despertador ya que el coro de las aves, el sonido y salto de los monos te despertarán de una manera que nunca olvidarás. Puedes apreciar los bosques: incluso encontrarás una torre de observación construida en los lodges. No es necesario llevar tantas cámaras porque tu mente nunca olvidará tanta biodiversidad y naturaleza. Podrás ver casi 600 especies de aves de la reserva.

Los ríos, lagos, arroyos y pantanos del Parque Yasuní son el hogar de 250 tipos de anfibios y reptiles y 382 especies conocidas de peces. Es uno de los lugares más biodiversos de la tierra.

La riqueza de la selva del Parque Yasuní no sólo cuenta con vida vegetal y animal: aquí encontrarás diferentes culturas, cada una con su propia lengua e historia. Puedes visitarlas y aprender un poco más de todo lo que tiene

Nuestra aventura

Para llegar al Parque Nacional Yasuní, tuvimos que salir desde Durán, donde nos encontramos con todo el equipo que ya estaba listo y equipado para salir. Recibimos las últimas indicaciones, y luego de tanquear en la Primax, partimos hacia el Coca.

Desde Guayaquil hasta el Coca son casi 11 horas y 26 minutos. Durante el viaje, pudimos notar cómo va cambiando la vegetación y la transición de un lugar caliente a uno frío y luego otra vez caliente. Paramos un momento en la Primax para desayunar algo y continuamos con nuestro viaje. Ya sólo faltaban 4 horas para llegar al Coca y luego al Selva Lodge, donde nos esperaban ansiosos para llevarnos a todas las expediciones que haríamos en el Yasuní.

Desde el Coca, tuvimos que subir a canoas más pequeñas para remar por las lagunas de aguas negras hasta llegar al Lodge. Durante el viaje, pudimos observar especies como las nutrias de río, monos, martines pescadores y halcones.

Luego de casi 30 minutos llegamos al lodge: en este caso, nosotros escogimos La Selva Lodge. Se encuentra en el corazón de la cuenca Amazónica del Ecuador y ha estado en funcionamiento con éxito desde hace unos dieciséis años. Es un hotel de selva muy respetada en América del Sur, que ganó el “Premio ECOTURISMO ” en el Congreso Mundial sobre Turismo y Medio Ambiente.

Ofrecen visitas guiadas de la selva con guías de la naturaleza capacitados y asistentes nativos. Sin embargo, hay muchas otras opciones interesantes disponibles como la natación, pesca, observación de aves o simplemente puedes relajarte y disfrutar de la comida gourmet y servicio personalizado que ofrecen.

Desde el lodge pudimos disfrutar de toda la biodiversidad de esta región. Al estar a lo largo de las riberas del río Napo, tuvimos toda la naturaleza cerca.

Actividades

Día 1

Al llegar, nos recibieron con un jugo de la zona, que te refresca luego de la caminata desde la canoa hasta el lodge. Como no queríamos esperar mucho tiempo para comenzar con nuestras expediciones, fuimos a dejar el equipaje a nuestras habitaciones; Sin embargo, al regresar nos encontramos con una fuerte lluvia que no permitió que fuéramos a explorar los alrededores, así que disfrutamos de la cena y nos fuimos a dormir.

Día 2

A las 6 de la mañana ya estábamos listos para salir a lo que sería nuestra primera aventura. Para este tipo de viajes es recomendable usar ropa cómoda, llevar una cámara, gorra, y mucho protector solar, ya que la mayoría de las expediciones son en canoa y necesitas estar cómodo para poder disfrutar de toda la biodiversidad del lugar (además de poder moverte fácilmente).

Nosotros disfrutamos tomando fotos durante todo el trayecto en la canoa. Luego, llegamos al sendero donde caminamos por 2 horas: el camino estaba un poco húmedo por la lluvia del día anterior, pero se podían escuchar las aves y los monitos que nos daban la bienvenida. Vimos monos aulladores, aves de diferentes colores, árboles que eran realmente grandes... Sin duda este primer día fue muy divertido para todos nosotros.

Luego de casi 5 horas explorando, regresamos al hotel para comer algo y prepararnos para la siguiente expedición, donde iríamos a una torre de observación que tiene más de 35 metros de altura y que está construida alrededor de un gigantesco ceibo. Sergio, quien fue nuestro guía en la torre, nos explicaba sobre las aves que estábamos viendo: una de ellas era el tucán pecho rojo y blanco. Realmente es impresionante la vista desde la torre. El día se estaba terminando, pero lo que vimos jamás se borraría de nuestra mente.

Día 3

En el tercer día de nuestra expedición nos levantamos a las 5AM, comimos algo ligero y partimos junto a Robert (nuestro guía) hacía el Yasuní. Para llegar, tuvimos que tomar una canoa y navegar durante unos 20 minutos aproximadamente. Lo recomendable es tener la cámara lista para poder capturar las bellezas que se encuentran durante el trayecto: nosotros vimos una mama aullador con una cría de aproximadamente 2 semanas. Fue increíble ver cómo ella lo ayudaba a comer hojas frescas.

Llegamos al sendero y lo primero que vimos fue una Heliconia: una planta que también es llamada platanillo. Robert nos explicó que esta planta se comunica a través de los colores (rojo, naranja, amarillo), lo cual significa que tiene néctar. Los polinizadores (colibríes y mariposas), buscan energía y esto sólo se los puede dar el néctar de la planta. Ellos vuelan muy rápido pero al ver el color de la planta se detienen y colocan su pico que encaja en la flor perfectamente, sacan su lengua y el polen de la planta llega sin problema al pico, cabeza y cuello.

Después de unos minutos, llegamos a la Comunidad Quechua Pilche, donde nos recibió Selena Machoa, quien es la guía del turismo comunitario de Mady Huasy. En este lugar, aprendimos sobre la Rumi Panta, que sirve para preparar el maito de pescado, bagre o palmito. Una vez que colocamos los ingredientes, se procede a cerrar con paja toquilla. En nuestra visita pudimos disfrutar del maipo que estuvo muy rico: aunque no probamos el gusano, todo lo demás estuvo delicioso.

Seguimos caminando por el sendero ya que a 800 metros nos encontraríamos con papagayos, loros y pericos. Este lugar es único: allí, estas especies se reúnen con el fin de obtener minerales que les ayudan a digerir los frutos que han consumido. Nuestro día acabó y teníamos que regresar al hotel. Mientras cenábamos, conversamos de todo lo que cada uno vio en cada expedición. El Parque Nacional Yasuní es, sin duda, un lugar mágico donde te desconectas de toda la rutina del ruido y contaminación. Es por esto que no podía estar fuera de nuestro top 10.

No dejes de seguir nuestra cuenta @bucketlistec y de visitar Vive Viajando para que seas parte de nuestras aventuras junto a todo el team.

Información Adicional:

En el Parque Nacional Yasuní existen actividades y opciones que se ajustan a los intereses y capacidades físicas de todo tipo de viajero. Estas incluyen excursiones por la selva, observación de aves, pesca de pirañas, safaris fotográficos, visitas culturales a comunidades indígenas, navegación por los ríos, en canoa, balsa, kayak o incluso tubing.

Clima

El clima aquí es tropical. La precipitación en Yasuní es significativa, con precipitaciones incluso durante el mes más seco. Esta ubicación está clasificada como Af por Köppen y Geiger. La temperatura media anual es 25.5 ° C en Yasuní. La precipitación es de 2751 mm al año. El mes más seco es diciembre, con 152 mm de lluvia. En mayo, la precipitación alcanza su pico, con un promedio de 331 mm.

Datos importantes
Presupuesto:
Más de $100
Tiempo recomendado:
3 días
Experiencia relatada por:
Gabriela Andramuño

Unete a nuestra familia de viajeros

Si te encanta viajar este es el lugar para ti. Conoce nuestros beneficios, y si deseas escribir para el blog escríbenos a info@viveviajando.ec

Remuneración por experiencia relatada.

Acceso a eventos
exclusivos de viajes

Exposición en nuestros medios digitales