Tocando el cielo de los Andes

Gabriela Andramuño

Leer la experiencia

Datos importantes
Presupuesto:
Más de $100
Tiempo recomendado:
8 días

Tocando el cielo de los Andes

¿Te imaginas estar a 6.000 metros de altura?, pues nosotros sí lo imaginamos, y aunque sabíamos que nos enfrentábamos al que sería nuestro mayor reto, no podíamos dejar de hacerlo.

Antes de viajar debíamos prepararnos, ya que cada elevación en el país, volcanes en su mayoría, tiene sus reglas para subir o para practicar actividades turísticas o deportivas. Así que vamos primero a saber un poco más del Cotopaxi.

El Cotopaxi es un magnífico volcán activo ubicado en el cantón Latacunga, Provincia de Cotopaxi de Ecuador. Es tan alto que es visible desde Quito, de hecho es el segundo más alto del país. Además tiene un gran glaciar que le da un aspecto majestuoso. Su primera erupción registrada data del año 1757 y su última gran erupción ocurrió el 26 de junio del año 1887.

Este volcán, es uno de los sitios turísticos preferidos para quienes hacen montañismo. “Aunque según nuestra investigación la mayoría de los turistas no suben más allá del refugio, son pocos los que se aventuran hasta la helada y gran cumbre”.

Cuello de Luna

Cotopaxi significa cuello de luna en el idioma Kichwa, y es considerado como una montaña sagrada por varios pueblos indígenas de Los Andes. En la antigua lengua de los Panzaleos, su nombre quiere decir “dulce cuello de sol”, quizás haciendo referencia a las llamaradas que numerosas veces han salido de su cráter cuando ha hecho erupción.

El Cotopaxi es un volcán de forma cónica, muy simétrico, y tiene grandes glaciares en su cima. Algunos medios digitales explican que ha llegado a hacer erupción de forma tan explosiva que su material incandescente ha generado numerosos flujos de (sic) que han llegado hasta el Océano Pacífico. Sin duda un lugar magnifico para vivir una aventura extrema.

El inicio de nuestra gran aventura

Una vez más el Team Bucketlistec estaba listo para emprender una nueva aventura, como ya sabíamos que para subir esta magnífica montaña debíamos aclimatarnos, así que decidimos viajar 6 días antes del ascenso.

Nos reunimos en la Primax de Samborondón a las 5am (que por cierto es nuestro lugar favorito para reunirnos, ya que podemos conversar y tomar un café mientras planeamos nuestras aventuras). Después de comprar todo lo necesario emprendimos el viaje, tomamos la ruta Machala y viajamos por la llanura costera, hasta atravesar la cordillera Occidental de los Andes, es un viaje de 6 horas más o menos y es preferible salir muy temprano para poder llegar con luz del día.

Aclimatar el cuerpo y la mente

A pesar de que nuestro primer top 10 fue “El Altar”, una aventura que fue sumamente extrema y donde más de uno tuvo que poner un extra para poder lograr el objetivo,  no podíamos confiarnos en que nuestro cuerpo ya estaba listo para subir al magnifico Cotopaxi, debíamos preparar nuestro cuerpo y nuestra mente para esta gran aventura.

Nuestra gran aventura empieza con un programa de aclimatación de 6 días hasta llegar al volcán activo más alto en el mundo, Cotopaxi (5.897m).

Durante los 6 días que estuvimos, hicimos varias actividades, entre ellas, salir a caminar muy temprano, bicicleta, hicimos caminatas rápidas, subimos pequeñas montañas, recorrimos un sendero llamado causañan donde pusimos a prueba nuestra resistencia, este sendero tiene 11km pero recorrimos 4km y practicamos un poco de trail running, pero lo más importante de nuestro programa de aclimatación era nuestra hidratación que es fundamental para este tipo de aventuras, recomendamos tomar mínimo 6 litros de agua al día y comer entre 5 a 7 veces al día en porciones pequeñas.

Adicional realizamos caminatas en la base del volcán donde se podía sentir el frio y la adrenalina que comenzaba a correr por todo nuestro cuerpo. La subida hasta llegar a los 5.897 metros es una batalla contra la altura, la oscuridad de la noche y la brisa helada, así que debíamos cumplir con cada uno de nuestros puntos de aclimatación.

¿Todos listos?, vamos a escalar.

Llegamos al Parque Nacional Cotopaxi muy temprano en la mañana, una vez ahí conocimos a Francisco Núñez, el administrador del Parque Nacional Cotopaxi, quien nos brindó toda la información sobre las normas de comportamiento que deben tener los visitantes que ingresan al área nacional protegida. Francisco nos contó que dentro del Parque Nacional Cotopaxi se puede realizar: trekking, senderismo, avistamiento de aves en la Laguna de Limpiapungo, bicicleta, cabalgatas, pero sin duda la mejor actividad era el ascenso a la cumbre del volcán.

El gran momento llegó y estábamos preparados. Todos ya habíamos aclimatado nuestro cuerpo después del entrenamiento que realizamos. Así que sólo quedaba comenzar con nuestra aventura, llegamos al parque y estaba totalmente despejado el volcán que pudimos ver los deshielos, la cima estaba despejada y nos serviría mucho para nuestras tomas. Sin embargo primero fuimos a la Laguna Limpiapungo donde intentaríamos hacer un timelapse, para mostrar la belleza del lugar.

Sin duda quedamos locos con todo lo que nuestros ojos veían, caballos, aves, montañas todo espectacular, aunque debo reconocer que el viento no ayudó mucho ya que en varias ocasiones tuvimos corrientes de viento muy fuerte que podíamos sentir como nos movíamos, la misma suerte tuvo nuestro drone que casi sale volando, casi, porque alcanzamos a cogerlo a tiempo, y logramos sacar unas espectaculares tomas.

Luego de correr por varios minutos tratando de alcanzar el drone, nos dirigimos a la Hacienda Tambopaxi donde nos tenía preparado un lunch, aprovechamos la visita a la Hacienda para revisar las tomas que realizamos en la mañana, no podíamos creer que habíamos tenido la suerte de ver el volcán totalmente despejado.

Aprovechamos para tomar un té caliente y descansar un poco en La Rinconada, ya faltaba poco para comenzar la caminata al refugio y luego subir a la cumbre.

Ascenso al Refugio Rivas

El ascenso no es tan fácil como parece. No digo que sea técnicamente difícil, pero debes estar preparado. Sinceramente, se siente el frío, el cansancio y la falta de oxígeno y cada paso es más difícil que el anterior, pero si tu mente está totalmente alineada lo puedes lograr.

Después de una larga caminata llegamos al refugio que se encuentra a 4800ms, aquí pasaríamos la noche para luego comenzar el gran desafío: ascender a la cumbre del Cotopaxi. En el refugio los turistas pueden pernoctar para lograr una mejor aclimatación, las habitaciones fueron remodeladas y están totalmente equipadas para recibir a los turistas.

Esa noche nuestro guía nos daba las últimas indicaciones para nuestro ascenso y una de ellas era como prevenir el mal de altura o “soroche”, que produce mareos, dolor de cabeza, congestión entre otros, pero estos síntomas son normales y van desapareciendo poco a poco. Para prevenirlo es mejor hidratarse antes de subir y caminar lento, además de comer frutas y cereales, que es recomendado para subir cualquier montaña.

La hora cero llegó

Para evitar que la altura nos afecte en el último momento, tuvimos que subir 1km y volver a bajar al refugio. Esto ayuda a que durante nuestro descanso no tengamos ningún inconveniente. Tuvimos condiciones perfectas: teníamos todo despejado, tanto así que vimos Latacunga, Los Illinizas y otros volcanes al norte, fue increíble poder volar el drone a 4820ms y sacar tomas increíbles.

El equipo estaba listo, sin embargo uno de nuestros embajadores no pudo continuar con la travesía, y tuvo que quedarse en el refugio; realmente subir los 1000m desde el parqueo hasta el refugio es bastante complicado, sin contar los 10.000m que nos esperan hasta subir a la cumbre.

Sin embargo debíamos continuar con nuestra aventura, ya que a las 00:00 comenzaría el ascenso a la gran montaña. Dentro de nuestro equipo se encontraba Iván Vallejo que es un experto en este tipo de ascensos, nos brindó mucha información sobre esta hermosa montaña, además de sentir a través de él la emoción que era subir el Cotopaxi, ya faltaba poco para comenzar la mejor caminata que tendríamos.

El reloj dio las 23:30 y sabíamos que era hora de terminar de equiparnos y comenzar el ascenso. Nuestra guía nos recomendó que lo mejor era sólo llevar agua y comida, además de bufandas especiales para evitar recibir el frío directo en la nariz.

Todo el equipo ya estaba listo física y mentalmente, nuestro primer punto era el glaciar y luego comenzar a subir a los 5200ms hasta llegar a los 5700ms. El camino era cada vez más empinado mientras íbamos subiendo, costaba respirar y parecía que el aire no llegaba a los pulmones, pero seguimos un ritmo tranquilo y constante, los bloques de hielo y nieve eran inmensos. El viento era muy fuerte y parte del equipo tuvo que parar y descansar unos segundos, esto ayudaba a recobrar un poco las fuerzas.

La subida final, fue dura, cuanto más se asomaba, más sentíamos el peso de la montaña, pero eran más fuertes las ganas de llegar a la cumbre que en nuestra mente sólo repetíamos que era cuestión de un paso más, ya faltaba poco y no podíamos detenernos.

Pese a todo el agotamiento que tuvimos, la conquista de la cumbre fue la mejor recompensa y la celebramos con mucha alegría y un grito vencedor lleno de emoción. Nos abrazamos y felicitamos por haberlo logrado, incluso hubieron lagrimas que eran muestras de felicidad.

Después de hacer algunas tomas con el drone y disfrutar unos segundos de la espectacular vista que teníamos desde la cumbre, comenzamos el descenso, no podíamos perder tiempo ya que el sol de la mañana comenzaba a derretir el hielo y esto era muy peligroso, por eso la bajada tenía que ser muy rápida.

Finalmente llegamos al refugio, tomamos un té, comimos algo y ya estábamos listos para volver a Quito y luego retornar a nuestra hermosa ciudad Guayaquil contentos y orgullosos de tener una nueva aventura para nuestro Top 10 Bucketlistec.

DETALLES DE LA RUTA

El ascenso al Cotopaxi se realiza en dos días. El primer día se sube hasta el refugio José Ribas, situado a 4.800 metros, y se pasa ahí la noche. Los coches solo pueden llegar hasta el parking del Cotopaxi y desde ahí se camina una hora hasta el refugio.

Se cena en el refugio y se duerme unas horas. A las 00:00 de la mañana se comienza la escalada. La subida lleva de 4 a 6 horas normalmente. Nosotros tardamos 6 horas en llegar hasta la cima.

Después se desciende por el mismo camino, siendo unas 3 horas y media el tiempo medio de bajada hasta el refugio.

Team Bucketlistec:

Roberto Ochoa He.: @robertoochoahe

Dana Bjaner: @danabjaner

Meche Chica: @mechechica

Viviana Edgecombe: @viviedgecombe

Isabela Carmigniani: @isabelacarmigniani

Erick Ramos: @erickramosb

Kevin Cedeño: @kevincedenoc

Kevin Moncayo: @kevinmoncayo

Derrick Moncayo: @moncayo1

Anel Rizzo: @anelrizzo

Gabriela Andramuño: @gabrielaandramuno

Datos importantes
Presupuesto:
Más de $100
Tiempo recomendado:
8 días
Experiencia relatada por:
Gabriela Andramuño

Unete a nuestra familia de viajeros

Si te encanta viajar este es el lugar para ti. Conoce nuestros beneficios, y si deseas escribir para el blog escríbenos a info@viveviajando.ec

Remuneración por experiencia relatada.

Acceso a eventos
exclusivos de viajes

Exposición en nuestros medios digitales