Descubriendo la gastronomía de Machala

Sofia Bermudez

Leer la experiencia

Datos importantes
Presupuesto:
Menos de $100
Tiempo recomendado:
3 días

Descubriendo la gastronomía de Machala

Día 1:

Decidida a conocer los lugares turísticos de Machala y sobre todo disfrutar de la deliciosa gastronomía de esta ciudad abrazada por el Golfo de Guayaquil, la parada cero de este viaje la hago en la Primax de Durán. Ahí aprovecho para tanquear con $20 el Nissan Xtrail en el que me movilizo y para almorzar en la tienda Listo! un sánduche de lomo y tocino. Mientras como, veo en el mapa cuál sería la ruta, ya que es la primera vez que voy a este destino. Antes de partir, uso uno de los cajeros, hago una recarga a mi celular, compro piqueos y bebidas para el camino. Como viajo sola, prefiero estar súper preparada.

¡Ahora sí, a poner música que empieza el viaje! Si quieres hacer una parada estratégica, te recomiendo los puestos de frutas en el sector Virgen de Fátima, conocido como Kilómetro 26, pasando el peaje de Durán. Esta es una zona agrícola, donde encontrarás muchísima variedad de alimentos. Te puedes guiar porque cerca están los famosos Estero Mojahuevo y Río Bulu Bulu.

La carretera está en excelente estado, pero puede considerarse un poco peligrosa, dado que en varios tramos solo hay una carril de ida y otro de vuelta. Por esta vía transitan muchos vehículos pesados, por lo que hay que tener especial precaución al rebasar o hacer otras maniobras.

Después de un poco más de tres horas llego a Machala. La ciudad supera mis expectativas, pues se nota su desarrollo económico. Lo primero que te recibe es el Monumento al Bananero en la Av. 25 de Junio. La provincia de El Oro es reconocida por la producción del banano, por ello verás tantas plantaciones en sus carreteras.

El hospedaje que elijo es Casa Corona, que está a unos 10 minutos del centro en vehículo particular. Prefiero este alojamiento por contar con parqueo gratuito y varias áreas verdes, además de piscina. Los precios son cómodos e incluye desayuno ($45 la noche, reservación a través de Booking).

En mi primera noche fui a dar unas vueltas por la ciudad para ubicarme y conocerla un poco mejor. Acabo en el parque Centenario, que es perfecto para ir en familia -incluída mascota- por sus juegos infantiles y de agua. También conozco la plaza Cristóbal Colón, cuyo principal atractivo es una pileta que tiene en el centro a “La Pinta”, una edificación que simula una de las carabelas del conquistador. Para acabar con el hambre y el día, voy a Food Truck Avenue, un parque gastronómico con varias opciones de carros-restaurante de cocina nacional e internacional. En esta ocasión me decido por algo italiano en Napoli, pero los demás locales también tienen lo suyo: de smoothies a micheladas, de waffles a hamburguesas… ¿qué vas a elegir tú?

Día 2:

A la mañana siguiente busco algo de gastronomía local para sentirme más en ambiente. Preguntando un poco, doy con La Casa del Tigrillo. El restaurante, nació en una vivienda de la ciudadela Las Brisas, hace unos nueve años, me cuenta la propietaria Alexandra Sánchez. El tigrillo con bistec y el bolón mixto crocante son los favoritos de los comensales; sin embargo yo me pido un tradicional tigrillo mixto ($4,75). El plato zarumeño está cargado de queso y tiene una textura perfecta. Lo acompaño de café y jugo; con esto quedé más que satisfecha.

Al estar recargada de energía con un buen desayuno orense, me dirijo a explorar el centro de la ciudad. En los bajos de la Municipalidad encontrarás una oficina de información, donde te ayudarán con los lugares turísticos de Machala que debes conocer. Desde el el Parque Central, corazón de la ciudad, podrás visitar la Catedral. Muy cerca están el Centro Municipal de Arte y Cultura, los parques Diego Diego Minuche y de La Madre. Un poco más hacia el suroeste está el parque deportivo Zoila Ugarte, ideal para una tarde de picnic, jugar fútbol, hacer bicicross o simplemente salir a correr.

Si aún tienes energías para seguir conociendo Machala y sus alrededores, anda a Puerto Bolívar. La vista desde el Antiguo Muelle y el Malecón es la de pescadores dirigiéndose a las faenas de la mar. Desde aquí atrévete a pasar una tarde -como fue mi caso-, día entero o fin de semana en la isla Jambelí. El costo del pasaje es de $4 ida por vuelta y las salidas son cada hora, aproximadamente (el último retorno es a las 18:00). El recorrido toma de 30 minutos a una hora por un amplio manglar. El costo de ingreso a la comuna es de 25¢.


Lo lindo de Jambelí es su sencillez. La gente te recibe amablemente, pues una de sus principales actividades es el turismo. La isla tiene mucho colorido en sus construcciones -donde la madera y caña priman-, aunque el intenso sol lo haya desteñido.

Al llegar a la playa tienes varias opciones gastronómicas, que además suelen incluir parasol y/o hamacas. En el Pingüino Playero me pido un ceviche de pescado ($8) esperando un plato típico ecuatoriano; sin embargo llega a la mesa otro tipo de sopa. Tiene leche de tigre, pescado curtido, mucha cebolla colorada y hierbita, además ser picante. “Es estilo peruano”, me comenta la señora que me atendió. Y es que en El Oro, por su cercanía con Perú, encontrarás mucha influencia gastronómica del país vecino.

Tras el ceviche, aprovecho un poco la hamaca y me doy una vuelta por la playa. La marea es muy suave gracias a los rompeolas unos metros mar adentro. Veo como algunos niños y adultos disfrutan de las calmadas aguas como si fuera una piscina.

Comienza a atardecer, es hora de regresar. Este viaje exprés me deja con muchas ganas de volver. Sin embargo compensa que mi día termine el día con suaves tonos rosas en el horizonte de Puerto Bolívar.

Día 3:

Hoy regreso a Guayaquil, pero antes voy a almorzar en Puerto Jelí. Este pueblo del cantón Santa Rosa, a unos 30 minutos de Machala, es reconocido por gran oferta gastronómica especializada en mariscos. En otras palabras: la gente se pega el viaje acá solo para comer. ¡Y lo vale!

Por recomendación de familiares, elijo el menú de Riberas del Pacífico, restaurante líder de la localidad. Tiene 45 años, y fue fundado por la pareja de esposos Carlos Sánchez (+) y Alida Valarezo. Entre los platos más pedidos están la Marejada (de $15 a $22) y la Parihuela (de $12 a $22). Hay tantas opciones deliciosas que me cuesta elegir, hasta que finalmente me decido por un Majarisco ($12). Sobre una cama de plátano cocinado, se recuestan calamares, conchas y camarones, bañados por salsa huancaína. No está de más contarles que está delicioso y que estoy segura que he subido 10 libras.

Camino un poco por el malecón de Puerto Jelí. Ahí se reúnen los locales y visitantes a descansar, conversar, jugar un rato después del festín. Desde aquí se observan a varios pescadores trabajando en el apacible Río Piloto. Al frente veo que venden helados de paila y, pues, considero que es hora del postre. Me pido una bolita de helado sabor capuchino ($1,50), que sirven en una pailita personal que mantiene el frío. Tienen algo los helados de paila, que saben a cielo, ¿no?

Con la barriga llega y el corazón contento me ha dejado este viaje de fin de semana a los lugares turísticos de Machala. Si te animas a un turisteo como este, reserva un presupuesto de unos $90 para alojamiento, $40 en gasolina (o según requiera tu vehículo), $5 para la Isla Jambelí y al menos $60 o $70 para disfrutar de la gastronomía orense. Es decir, un aproximado de $200 para tres días y dos noches.

Ahora estoy lista para regresar. Serán unas tres horas y media hasta llegar a Guayaquil, con parada estratégica en la Primax de El Guabo. Así que tomo las últimas fotos y marco mi ruta de regreso.

Datos importantes
Presupuesto:
Menos de $100
Tiempo recomendado:
3 días
Experiencia relatada por:
Sofia Bermudez

Unete a nuestra familia de viajeros

Si te encanta viajar este es el lugar para ti. Conoce nuestros beneficios, y si deseas escribir para el blog escríbenos a info@viveviajando.ec

Remuneración por experiencia relatada.

Acceso a eventos
exclusivos de viajes

Exposición en nuestros medios digitales