Conociendo el mágico destino de Zamora Chinchipe

Leonardo Idrobo

Leer la experiencia

Datos importantes
Presupuesto:
Este articulo no contiene esta información
Tiempo recomendado:
Dos días

Conociendo el mágico destino de Zamora Chinchipe

Uno de nuestros sueños era poder probar ancas de rana y varios amigos nos comentaban que existía un excelente destino para visitar y degustar de este delicioso plato, así que no dudamos ni un segundo y nuestro destino sería la mágica provincia de Zamora Chinchipe.

Nuestro plan consistía en llegar a este gran destino con cientos de encantos al sur oriente del país, identificada por sus grandes riquezas naturales, sus diferentes paradas para poder disfrutar de sus paisajes. Hay lugares que tienes que parar más minutos, casi como una parada obligatoria como El Pangui y las Orquídeas Amazónicas, el río más cristalino del mundo “Borbuscaro”, El Parque Nacional Podocarpus y sus mágicas cascadas que nos permiten disfrutar del mundo extraordinario que nos acoge en la provincia de Zamora Chinchipe.

Diversos lugares, acompañados de extensos bosques y largos ríos, que nos acogen para poder disfrutar del turismo que solo esta provincia nos brinda. Miles de especies de flora y fauna escoltan en las exploraciones por la jungla zamoreña, los turistas que visitan estas tierras tienen la oportunidad de vivir momentos en los cuales es imposible dejar de admirar los paisajes que te regala la provincia, debido a los magníficos destinos turísticos que acompañan a todos los viajeros.

Nuestro propósito principal era degustar de un tradicional plato típico de la provincia, anca de rana, así que nos fuimos rumbo al sur, pero sin antes también disfrutar de cada rincón dónde podríamos parar a admirar los bellos paisajes.

Nuestro trayecto inició muy a la madrugada, teníamos presente que era un viaje bastante largo. Tomamos la carretera panamericana directo hasta la Provincia de Loja, en el camino nos íbamos preguntando entre nosotros que podríamos conocer en el trayecto, así que decidimos ir por la vía Loja – Vilcabamba hasta Cajanuma a una distancia de 15 kilómetros aproximadamente hasta la entrada a un carretero de tercer orden que nos llevaría al puesto de control del parque Nacional Podocarpus.

Como nos agarró la lluvia en pleno parque, la primera tanda de fotos de nuestro viaje no nos saldría como esperábamos, así que tendríamos que planificar una nueva visita a este bello lugar. Sabemos que este parque tiene una gran extensión y que únicamente realizaríamos un corto recorrido para alcanzar nuestro propósito, pero al llegar y conversar con el guarda-parques nos entró la pica y nos adentramos hasta algunas cascadas cercanas.


Aquí visitamos el centro administrativo en Cajanuma y varios senderos que estábamos por conocer, el primero era; El sendero Oso de Anteojos que tiene un recorrido de 400 metros el cual recorre el bosque nublado donde se puede observar la diversidad de flora y fauna, el sendero está señalizado así que es muy fácil de recorrerlo.

El Sendero Bosque Nublado con 700 metros, da la vuelta a la falda de la cordillera y regresa hasta la zona del refugio, existe un mirador natural, desde ahí se observa un gran bosque nublado (haciendo honor a su nombre), de la misma manera que el anterior sendero, tiene señalización y es muy fácil de seguirlo.



Si tienes un poco más de tiempo puedes recorrer el sendero Los Miradores con 5 kilómetros donde puedes también conocer el bosque nublado y el páramo, pasando por miradores hacia los valles de Loja, Vilcabamba y Malacatos, por este sendero pudimos recorrer solo un par de kilómetros porque la tarde se nos venía encima.

¡Si eres de los más aventureros! Están las Lagunas del Compadre, este recorrido consta de 14,5 kilómetros y tiene una dificultad bastante compleja por su terreno y lo largo del trayecto, aproximadamente el recorrido es de al menos dos días y con un guía que conozca muy bien la zona.

Al salir de Parque, el guarda-parques nos comentaba que también hay otra entrada y se lo puede visitar desde la provincia de Zamora, así que ni cortos ni perezosos arrancamos el auto a ver si aún alcanzábamos a llegar antes que cierren.

Recorrimos cerca de 7 kilómetros hasta llegara Bombuscaro, donde también hay varios senderos, muy bonitos de apreciar y que incluso llegan hasta una linda cascada. La verdad logramos llegar con el tiempo justo, faltando media hora para que cierren el parque, así que nos apuramos en entrar para poder hacer un corto recorrido.

Para llegar a la Cascada La Poderosa se recorre alrededor de 500 metros y tiene una dificultad media. El camino para poder llegar es recorriendo por medio del bosque tropical y sin duda cae bien un refrescante baño en la cascada.

El sendero los Higuerones. Tiene como 2 kilómetros de trayecto, en el mismo se puede conocer el orquideario y el río Bombuscaro, un sitio especial para la observación de aves y el sendero del Mirador que llega hasta una zona despejada para entrar al mirador natural y observar la ciudad de Zamora.



Las actividades permitidas que puedes hacer en este lugar son: realizar caminatas, excursiones en la selva, realizar paseos en bicicleta o a caballo, realizar camping y fotografía.

El Parque Nacional Podocarpus tiene cerca de 4.000 especies de plantas y más de 600 aves registradas a lo ancho y largo de su extensión. Sin duda una excelente aventura en medio de nuestro camino hacia nuestro objetivo principal que era degustar de las deliciosas ancas de rana.


Acercándose la noche fuimos avanzando hasta la Hostería el Arenal en el kilómetro 12 ½ vía a Cumbatatza a 15 minutos de la ciudad de Zamora, donde pasaríamos la noche, muy cansados de este viaje nos duchamos y como piedra caímos dormidos hasta el día siguiente.


¡Momento de levantarse! Con muchas fuerzas arrancamos nuestro día, por si fuera poco, con un hambre tenaz que devoraríamos todo lo que haya en el comedor, pero como madrugamos, aun no estaba listo el desayuno por lo que salimos a reponer fuerzas en un lugar que nos recomendaron a 5 minutos en plena carretera. Listos para ir a desayunar, llegamos al lugar en donde disfrutaríamos de un delicioso seco de carne, empanadas de verde y un full completo que contenía majado de verde y un cuarto de pollo, quedamos quietos de tanta delicia.

Después del desayuno nos llevaron a realizar un pequeño recorrido por la zona verde de esta propiedad privada, muy bonito disfrutar de la naturaleza y el aire fresco, al regreso lo primero que hicimos fue ir directo a la piscina, sin pensarlo dos veces, nos dimos el pequeño chapuzón refrescante que necesitábamos.

Ya se acercaba la hora del almuerzo, así que a vestirnos y prepararnos para lo que tanto habíamos esperado.


¡Y llegó la hora! Nos preguntaron que queríamos pedir y optamos por la opción de apanadas, la verdad es que no nos arrepentimos por nada del mundo, tanto así que terminamos pidiendo un segundo plato. La gastronomía ecuatoriana junto a la variedad de sus platos es muy exquisita, creo que no solo es el producto como tal, sino también saberlo preparar, me quede con ganas de probarlas a la plancha, así que esto será para una próxima ocasión.

Una vez satisfechos y con ganas de quedarnos, nos tocó empacar y retornar. Únicamente contábamos con dos días en total para esta aventura, nuestro regreso sería por la Amazonía, ideal para aprovechar y seguir conociendo más bellos lugares de esta extraordinaria provincia.


Llegamos hasta la ciudad capital que lleva el mismo nombre de la provincia, ya nos habían contado que aquí podíamos encontrar una gran variedad de orquídeas, pues en el camino íbamos viendo varias flores que brotaba de las laderas, pero no estamos seguros si eran o no las extraordinarias orquídeas zamoreñas, por lo que nuestra última parada tenía que ser en el orquideario de la ciudad.

Existen muchos lugares donde tienen invernaderos de estas maravillosas plantas, pero nos recomendaron una en especial, únicamente nos dijeron como llegar por que no tienen nombre estos lugares, pero sin duda no nos imaginábamos que podíamos encontrar desde enormes flores hasta orquídeas de menos 1 cm, sí así como digo, pequeñitas orquídeas y muy raras según lo que nos comenta la dueña, son tan pequeñas que en la selva amazónica casi son imperceptibles.

Nos quedamos más que satisfechos en esta genial ruta por estos espectaculares lugares, y bueno es hora de volver a casa, así que será hasta una próxima aventura con la familia viajera @Rutaviva.

Datos importantes
Presupuesto:
Este articulo no contiene esta información
Tiempo recomendado:
Dos días
Experiencia relatada por:
Leonardo Idrobo

Unete a nuestra familia de viajeros

Si te encanta viajar este es el lugar para ti. Conoce nuestros beneficios, y si deseas escribir para el blog escríbenos a info@viveviajando.ec

Remuneración por experiencia relatada.

Acceso a eventos
exclusivos de viajes

Exposición en nuestros medios digitales