Baños: una inyección de adrenalina

Javokings

Leer la experiencia

Datos importantes
Presupuesto:
Medio ($101 - $250)
Tiempo recomendado:
2 días

Baños: una inyección de adrenalina

Después de una semana intensa de trabajo todos necesitamos un descanso... pero ese no fue mi caso. Así que el viernes, con el atardecer a nuestras espaldas y con un buen playlist, arrancamos hacia una aventura llena de adrenalina en Baños.

La primera parada necesaria antes de salir es la Primax de la Plaza Dañín para abastecernos de snacks y bebidas. Pero para soportarlas 5 horas y media de viaje, definitivamente hace falta una BUENA hamburguesa.

Si me preguntan si volvería a hacer este tramo de noche, la respuesta es NO. Aunque Jorge y yo —que éramos los conductores designados— teníamos experiencia manejando en montaña, el carro, la neblina espesa y los tramos con lluvia no ayudaron mucho. Así que la primera recomendación es salir temprano por la madrugada, para que cuando ya estés en el tramo de montaña, esté saliendo el sol y así puedas disfrutar todo el día en Baños.

Llegamos casi a medianoche directo a hacer check-in en el Selina. Está ubicado cerca de restaurantes, parqueaderos, lugares que hacen tours y muy importante, la vida nocturna. Pagamos una habitación doble con baño privado y desayuno incluido por dos noches (Aprox. $98). Para los que quieren algo un poco más low budget, Selina también tiene opciones con baño compartido o habitaciones compartidas.

Para mí, levantarse tarde en estos tipos de viaje no es una opción: así  que 8am a desayunar y aprovechar el día. Las opciones de desayuno incluidas son básicas pero completas. Si necesitan un poco más de energía para el día (como yo) pueden pagar un poco más para algo  mucho más completo. 

Ivagatours fue la compañía encargada de llevarnos a nuestra  primera aventura, RAFTING. La actividad dura la primera mitad del día e incluye transporte, equipo, guía y el almuerzo después de la actividad. Es muy importante llevar toalla, traje de baño y ropa seca para después. Nosotros éramos un grupo de 8 personas, entonces logramos regatear el  precio hasta $25: el regular era $30. El viaje hasta el río es de 45 minutos  con una pequeña parada para coger zapatos, traje y casco. 

No les voy a mentir, soy una persona que le gusta la adrenalina, de la que  se lanza de puentes y le gusta la turbulencia de los aviones (en serio  nadie)… pero incluso a mí me dio un poco de miedo mientras explicaban  las instrucciones en caso de caer al agua, a la cual le tengo mucho respeto. Pero ojo, una vez que entras en el bote y coges el remo, ese  miedo se va, ¡y eso que iba primero en el bote! Tu guía siempre te va diciendo cómo debes remar, y mientras sigas las órdenes y te relajas, va a ser una de las mejores experiencias.  

Esta actividad dura aproximadamente 1 hora. El río tiene partes rápidas y partes lentas. Incluso te puedes tirar al agua (en las zonas seguras) ya que siempre hay una persona en kayak preparado para asistir cualquier caída al agua, y mientras eso no pase, es el fotógrafo designado. Al terminar quedamos exhaustos… peeero, recién es la mitad del día y aún hay más cosas que hacer. 

Después de tremenda actividad física y un buen almuerzo para recuperar energías, escogimos quedarnos a mitad del camino para recorrer el  Pailón del Diablo. La entrada cuesta $5 para los adultos, y antes  de comenzar la pequeña vía hacia el Pailón, hay un sinnúmero de  puestos de comida, fruta, artesanías y cosas innecesarias que de ley  terminas comprando. En mi caso me compré un maduro con queso y un vaso con fruta. 

La ruta hacia el Pailón no es larga. Además, ¡la vista es increíble! pero ten cuidado mientras te vas acercando a la cascada, porque el piso  puede estar mojado. Te recomiendo que te tomes tu tiempo para ver todo:  el agua caer, la vista y la tranquilidad que te da estar ahí, pero sin olvidarte de tomarte fotos. El regreso es un poco más difícil ya que es de subida, pero no es mucho. Solo respira bien y si puedes siempre ten una botella de agua contigo. 

La vida nocturna de Baños siempre es un must. Te recomiendo que comiences la noche con una buena comida. Después de comer decidimos ir en el tour de la chiva hasta el mirador, el valor es de $3 por persona e incluye ida y vuelta con un shot de canelazo. Espero que estés en el mejor de los moods, porque en estas chivas coloridas es donde  comienza la fiesta. Disfruta del camino con la mejor música, tus amigos y  si quieres unos shots (que debes llevar en tu mochila). Te llevarán hasta el mirador de Baños, donde te reciben con música, canelazo —con o sin alcohol— spots para fotos y una linda vista de baños por la noche. 

Después, tienes un sinnúmero de discotecas para ir: pero la más popular (a la que fuimos) es Leprechaun Bar, ¡y no me arrepiento para nada! La entrada costó $10 y tiene varios ambientes, gente de todas partes del mundo y un buen DJ que te tiene hasta la madrugada. 

Al siguiente día amanecimos buscando más adrenalina, así que al igual que el día anterior, desayunamos y fuimos hacia Puntzan Canopy. Ellos tienen algunas actividades, pero decidimos hacer canopy. El lugar tiene 6 vías, pero sí te puede tomar un bueeen tiempo. Como nosotros queríamos aprovechar el día, decidimos hacer las dos vías más largas de 450mts y 550mts. La actividad nos costó $10 dólares por persona, y el  precio aumenta dependiendo el número de vías que hagas. 

Antes de llevarte al punto inicial, te ponen como 10 mil cosas encima que sí me hicieron sentir seguro, con un casco y unos guantes. Una vez con el equipo encima, caminamos hacia el primer punto donde te lanzas en pareja en la posición “Superman” (acostado boca abajo). Una vez ahí  arriba no tienes nada de qué preocuparte, más que disfrutar de la vista y  la sensación de ir volando entre las montañas. Ahora sí viene lo difícil,  porque al llegar tienes que ir al punto b para regresar en canopy… y así como todo lo que sube tiene que bajar, todo lo que baja tiene que subir.  Subir sí fue complicado porque había mucha humedad, estaba garuando y la tierra se hacía un poco resbalosa. Pero oigan, había una señora de 60 años con nosotros. Así que si ella podía, ¡yo también! (y así fue). El canopy de regreso fue un poco más divertido, ibas solo, más rápido y era  100 metros más larga que la otra. 

Indiscutiblemente, si viajas a Baños, ¡tienes que ir a la Casa del Árbol! Es a 20 minutos del canopy, siguiendo la misma ruta. Eso sí, revisa el clima  antes de ir, porque cuando hay neblina no vale mucho la pena. La entrada cuesta $1,5 para el mantenimiento del lugar y disfrutas del 

famoso columpio: otra actividad que busca, aunque no tanto como las otras, liberar un poco de adrenalina. 

Antes de terminar este blog les recomiendo, aunque no lo hice esta vez,  hacer puenting al menos una vez en su vida, y Baños es el lugar indicado para hacerlo. La última vez que fui, como hace 7 años, decidí hacerlo. La  actividad cuesta 20 dólares aproximadamente por persona y no te toma más de 30 minutos, pero la sensación de estar parado al borde del  puente es algo que no te puedo explicar. ¿Necesité un pequeño empujoncito para lanzarme? OBVIAMENTE. Pero sí fue una sensación  liberadora aunque duró menos de 5 segundos.

Hay muchas nuevas cosas que me faltaron visitar, pero eso es lo bonito de nuestro país: cada destino tiene tanto, que siempre tienes una razón para regresar. ¡Nos vemos en un siguiente blog!

Datos importantes
Presupuesto:
Medio ($101 - $250)
Tiempo recomendado:
2 días
Experiencia relatada por:
Javokings

Unete a nuestra familia de viajeros

Si te encanta viajar este es el lugar para ti. Conoce nuestros beneficios, y si deseas escribir para el blog escríbenos a info@viveviajando.ec

Remuneración por experiencia relatada.

Acceso a eventos
exclusivos de viajes

Exposición en nuestros medios digitales